Home / Blogs / Dentistas/ Odontología

*Blog de la salud

Noticias, consejos, novedades, tips *Buscar Artículos

¿Qué es la muela del juicio?

Siendo parte de nuestro organismo, muchas veces desconocemos de la mayoría de las partes que estamos compuestos. En esta ocasión mencionaremos a la muela del juicio, conocido técnicamente como el tercer molar o cordal.

Se llaman muelas del juicio ya que a la edad en que aparecen, las personas tienen un juicio más desarrollado y completo que cuando aparece el resto de la dentición definitiva.

Según la mayoría de los casos son 4, una por cada cuadrante bucal, y se sitúan en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca. Suelen aparecer entre los 16 y 20 años, aunque pueden aparecer en edades más tempranas o mucho más adelante o incluso no hacerlo nunca.

 

¿Por qué me debería realizar la cirugía de extracción muela de juicio? 

- Puede estar significativamente inclinado en sentido distal y/o vestibular lo que crea un problema aún mayor para el acceso comparado con el segundo molar.

- Pueden que se encuentren incluidas (es decir, que se sitúen bajo la encía y no salgan) En muchas personas, las muelas del juicio están bloqueadas para salir, generalmente por otros dientes o por el hueso.

- Los dientes al lado de las muelas del juicio son los más propensos a desarrollar problemas de encías y caries.

- Las muelas de juicio que no pueden erupcionar en su totalidad hacen que parte del diente queda cubierto por encía, entonces, pedacitos de comida y bacterias pueden quedar atrapados causando inflamación y una pequeña infección llamada pericoronitis.

 

¿Duele la extracción de la muela del juicio?

Esta es una pregunta bastante común, y se basa a la mala experiencia de algunos pacientes. Existen casos en los cuales se extraen más de una muela (a veces hasta las 4 muelas de juicio juntas) y se aplica anestesia general.

Obviamente estos son casos especiales y requieren un tratamiento post operatorio mucho más cuidadoso.

El paciente ha de seguir las indicaciones pre y post operatorias y de ésta manera el resultado será exitoso para todos, evitando dolor innecesario, inflamaciones e infecciones.

 

¿Qué debo hacer después de la extracción de la muela del juicio?

- Seguir la pauta médica recetada por el especialista para la infección, inflamación, sin modificaciones.

- No debe realizar enjuagues hasta 24 horas después de la cirugía no puede cepillarse los dientes. El cepillado sobre la zona debe hacerse a las 48 horas de haberse realizado la cirugía y tiene que realizarse muy, pero muy suavemente y con cuidado.

- A las 48 horas de la cirugía, debe comenzar el enjuague por lo menos 5-6 veces al día, especialmente después de comer con una taza de agua tibia mezclada con una cucharadita de sal o con enjuagues de clorhexidina durante unos 15 días.

Fuente: axiomaestudidental.com/muelas-del-juicio/

Cuidando nuestras encías

El hecho de mantener encías sanas comprende evitar o controlar cualquier tipo de infección que afecte a los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes. La mayor parte del tiempo las afecciones suelen empezar por un proceso de gingivitis que al no tratarse correctamente provoca un estado más avanzado de la infección llamada periodontitis.

Poseer las encías sanas es uno de los requisitos indispensables para mantener una sonrisa sana a lo largo de los años. Es así como, una de las principales causas de pérdida de dientes es la gingivitis o enfermedad de las encías, que puede evitarse de llevar a cabo una correcta y adecuada higiene oral y detectarla de forma precoz con visitas periódicas al dentista.

¿Cómo debo cuidar mis encías?

- El primer paso en el cuidado de las encías, como en cualquier otro elemento de la cavidad oral, es el mantenimiento higiénico de las mismas. Se debe crear una rutina de higiene oral concreto, que debe comenzar y llevar a la práctica de forma diaria.

- El cepillado de los dientes debe realizarse, por lo menos, dos veces al día, con una pasta de dientes de buena calidad y que proteja especialmente las encías. La técnica no solo incluye los dientes, sino que el cepillado debe realizarse en el techo de la boca y la lengua.

- Un punto importante para tener unas encías sanas implica asegurase de seguir una adecuada dieta alimenticia. De entre otros aspectos, lo primero es constatar que nuestra dieta contiene una gran cantidad de Vitamina C.

- Por último, aunque no menos fundamental, el buen cuidado de las encías implica concertar visitas regulares con el dentista. Las limpiezas dentales son necesarias por lo menos dos veces al año, una práctica que permite eliminar la placa dental y el sarro acumulado.

Fuente: www.propdental.es/blog/odontologia/las-claves-para-unas-encias-sanas/

Productos para la Salud Bucal

Al realizar nuestra higiene dental, usualmente solo pensamos en la pasta dental y el cepillo, sin embrago, dentro de los utensilios dentales, se encuentra una lista larga de productos.

Muchas veces descuidamos nuestra salud bucal y visitamos de forma irregular al dentista, por lo tanto, nos conformamos con emplear una higiene bastante básica.

A continuación, citaremos los utensilios bucales más comunes e importantes que debes emplear, tanto como aquellos de los cuales no nos encontramos muy familiarizados:

El cepillo de dientes: El cepillo de dientes es irreemplazable e imprescindible y lo ideal sería utilizarlo tres veces al día, después de cada comida. El propósito del cepillado es eliminar la placa depositada en los dientes. 

El hilo dental: El hilo dental es el complemento esencial del cepillo de dientes y uno de los utensilios dentales menos usados. El uso diario de hilo dental de seda o nylon elimina la placa que se acumula en los espacios interdentales -zonas difíciles de alcanzar con un cepillo de dientes- lo que ayuda a evitar la inflamación de las encías.

El revelador de placa: El revelador de placa, que se presenta más a menudo en forma líquida, se aplica en los dientes y tiñe la placa, generalmente de rojo, haciéndola visible. De esta manera se ve dónde es necesario cepillar con más cuidado.

El cepillo de ortodoncia: El cepillo de ortodoncia es para quienes usan aparatos dentales. Este cepillo es más grande y más fuerte que el cepillo de dientes y solo se usa para la higiene del aparato.

Enjuague bucal: Un enjuague bucal terapéutico podría beneficiar la salud de tu boca debido a sus ingredientes, los cuales te ayudarán de las siguientes formas: el flúor que contiene ayudará a fortalecer el esmalte dental y además ayudará a prevenir la caries dental.

Irrigador oral de agua: Es más conocido su nombre en inglés, como water flosser. Esto corresponde a otra forma de limpiar alrededor de los dientes y de las encías, sobre todo cuando te cuesta manejar correctamente el hilo dental.

Limpiadores interdentales: Los limpiadores interdentales existen en muchas variedades y formas. Están hechos para ayudar a limpiar los lugares más complicados de llegar en tu boca, y son utensilios dentales encargados de eliminar la placa que se ha depositado en estos lugares de difícil acceso o alrededor de los frenillos y puentes.

Limpieza dental con alimentos: Existen algunos alimentos que naturalmente ayudan a mantener tus dientes y tu boca limpia. Estos corresponden a las verduras y frutas crujientes de verduras, como zanahorias crudas, apio, pepinos, manzanas y peras.

Fuente: www.doctissimo.com/es/salud/cuerpo-sano/salud-bucodental/salud-dental/utensilios-higiene-bucal