Home / Blogs / Dermatología / Mitos sobre la piel

*Blog de la salud

Noticias, consejos, novedades, tips

Mitos sobre la piel

En torno a las enfermedades de la piel, al igual que ocurre con otras ramas de la medicina, a lo largo de los años se han ido creando gran cantidad de mitos, creencias populares y leyendas urbanas, que nada tienen que ver con los conocimientos que disponemos hoy en día, asentados en bases sólidas y racionales a la luz de la medicina actual.

A continuación una lista de los mitos más comunes:

  1. Lavarse el cabello a diario no perjudica la salud del mismo. Ello es especialmente válido con los cabellos grasos, en donde el lavado frecuente es beneficioso y evita otras complicaciones. Se cree que el lavado diario del cabello favorece su caída, más el cabello que cae con el lavado ya está muerto, y si no cae con un lavado, lo hará con el peinado o de forma espontánea.
  2. El uso de gominas, lacas, tintes, o permanentes no favorecen la caída del cabello. Es totalmente falso que su uso pueda estar relacionado con la calvicie u otras formas de alopecia permanente, pues son sustancias que aunque pueden dañar al tallo piloso, no afectan a la raíz del cabello al no tener capacidad de penetración en el bulbo piloso.
  3. La calvicie masculina tiene solución en más del 80% de los casos. La creencia de que la calvicie era un proceso imparable y que su tratamiento eficaz misión imposible, ya hace unos años que ha dejado de ser cierta. Efectivamente, al menos un 80% de los pacientes varones que se tratan de forma continuada con finasteride oral, consiguen frenar por completo la progresión de su alopecia.
  4. El chocolate y la dieta rica en grasas no favorece la aparición de acné. Todos los estudios al respecto son concluyentes: comer alimentos ricos en grasa, fritos, embutidos, bollería, frutos secos o chocolate, ni provoca acné, ni modifica su evolución. Todo ello con independencia de que, si se toman en exceso, pueden favorecer la obesidad, provocar tasas de colesterol altas u otros problemas metabólicos serios, pero ese, es otro tema.
  5. Beber mucha agua, en absoluto mejora el grado de hidratación de nuestra piel. Si bien es verdad que en aquellos estados extremos de deshidratación severa del organismo la piel se reseca, ello, nada tiene que ver con las situaciones normales, en donde por mucha agua que beba una persona de piel seca, continuará presentando un cutis seco. De igual modo que un cutis graso, no deja de serlo, por beber menos.
  6. El Sol, no mejora el acné, lo enmascara. Está muy extendida la creencia de que el Sol cura o mejora el acné. Al menos en apariencia, esto es cierto, aunque en realidad, el Sol tan solo ejerce una acción antinflamatoria transitoria, que junto con los frecuentes baños propios del verano, ayudan a secar la piel, provocando una aparente mejoría que enmascara la realidad del problema.

Fuente: www.donismunoz.com/index.asp?op=4&pg=37