Home / Blogs / Medicina General / ¿Cuáles son las enfermedades más comunes en verano?

*Blog de la salud

Noticias, consejos, novedades, tips

¿Cuáles son las enfermedades más comunes en verano?

Llega el verano, y con él la subida de temperaturas, los días de playa y piscina, es preciso no escatimar en la prevención de algunas enfermedades asociadas a este periodo estival. Son muchos los agentes externos que pueden causarnos daños si no tenemos una correcta prevención.

Enfermedades causadas por el sol: Los efectos del sol sobre la piel, además de producir quemaduras por insolación, son acumulativos y pueden desencadenar, en la edad adulta, tumores con riesgo de cáncer, manchas y envejecimiento prematuro de la piel, es por eso por lo que es preciso usar un factor alto de protección, sobre todo en niños.

Deshidratación: Se produce cuando la salida de agua y sales de nuestro organismo es superior a la entrada, lo que da lugar a vómitos, diarreas, fiebre, golpes de calor, entre otros.

Infecciones intestinales: Se producen principalmente por la manipulación cruzada de alimentos, es decir, por contaminación de productos crudos como carne o pescado con alimentos listos para consumir como verduras frescas. Se manifiestan principalmente mediante diarreas, vómitos, dolores y fiebre.

Micosis: Uno de las consultas más frecuentes al dermatólogo en verano, son los distintos tipos de micosis u hongos. Los más comunes son los denominados pie de atleta, cuyo contagio se produce principalmente en las duchas de las piscinas.

Alergias y picaduras: Las picaduras de insectos y las alergias son también más frecuentes durante la época estival como casi todos sabéis. Las picaduras, en general, se manifiestan con mayor frecuencia en el verano debido al mayor contacto de niños y adultos con ambientes naturales, por lo que es preciso tomar medidas preventivas como el uso de insecticidas no tóxicos y de dispositivos del tipo ‘enchufes’, para prevenir durante el día y la noche las picaduras de insectos, además de los productos tipificados como repelentes.

Fuente: saludycomunicacion.com/blog/?p=764