Home / Blogs / Neurología

*Blog de la salud

Noticias, consejos, novedades, tips *Buscar Artículos

Conoce las infecciones Cerebrales

Hay muchos organismos, virus, hongos y parásitos los cuales pueden causar infecciones cerebrales y en la médula espinal.

Según cuál sea el microorganismo que infecta al Sistema Nervioso se pueden clasificar en: 

Infecciones bacterianas: Cuando una bacteria infecta el cerebro, suele llevar a la formación de abscesos cerebrales (bolsas de pus en el cerebro). Asimismo, con frecuencia atacan e inflaman a las meninges, lo que provoca un trastorno conocido como meningitis. La sífilis es otro ejemplo de infección bacteriana. 

Infecciones virales: Existen dos tipos:

- Las infecciones neurotrópicas tienen una afinidad especial por el tejido nervioso. Por ejemplo, la rabia.

- Las infecciones pantrópicas atacan al tejido nervioso, pero no preferentemente. Por ejemplo, las paperas. 

Algunas de las infecciones más comúnmente vistos en el cerebro incluyen: 

Meningitis: Es una inflamación de las membranas del cerebro y de la médula espinal. Esto puede ser causada por un virus o por una bacteria, La meningitis bacteriana es una enfermedad muy seria.

Encefalitis: es una inflamación del propio cerebro. Puede tomar muchas formas por muchas causas.

Mielitis: significa una inflamación de la médula espinal.

Abscesos:  Es una colección de pus que aparece en una de las infecciones cerebrales considerada ya aguda o crónica, localizada y asociada con destrucción del tejido.

Fuente: www.mitchellsanchez.com/es/areas-de-practica/negligencia-medica/accidente-cerebrovascular/infecciones-cerebrales/

La Artrosis

¿Qué es?

La artrosis es la más frecuente de todas las patologías reumáticas. Afecta a las articulaciones, y puede aparecer en cualquiera de ellas, aunque ciertas localizaciones son más habituales (ver apartado Síntomas y Localizaciones frecuentes de la artrosis). Generalmente, el motivo de aparición de los síntomas de la artrosis es la degeneración del cartílago.

Cuando se desarrolla la artrosis, dicho cartílago pierde sus propiedades. Puede incluso llegar a desaparecer, haciendo que los extremos de ambos huesos rocen directamente, produciendo dolor. Todo esto se complica cuando el organismo elimina los pequeños restos de cartílago que aún quedan alrededor de la articulación. Se produce la liberación de factores inflamatorios, que empeoran la inflamación y el dolor asociados a la degeneración de la articulación.

Tipos

Artrosis primaria: Aquella que aparece sin factores causantes conocidos. Se llama idiopática por este motivo. Las localizaciones más frecuentes de la artrosis primaria son: manos, pies, rodillas, cadera o columna, entre otras.

Artrosis Secundaria: En este caso sí se puede apreciar una causa para la aparición de la patología. Pueden ser enfermedades congénitas (de nacimiento); traumatismos, algunas enfermedades del metabolismo; endocrinas, como la diabetes o el hipoparatiroidismo; alteraciones inflamatorias neurológicas o vasculares...

Síntomas

  • Dolor: Es muy frecuente que aparezca. Se produce por la degeneración del cartílago y el roce de los dos huesos desnudos, carentes de la protección que les confiere el cartílago.
  • Crujidos: suelen aparecer tras un rato de descanso. Al mover la articulación, esta parece estar rígida, como si le faltara lubricación.
  • Deformación: el crecimiento lateral de los huesos, al reaccionar por la degeneración del cartílago, produce deformidad en la articulación, que se agranda y se hace más ancha. En las manos es muy frecuente la aparición de los nódulos.
  • Inflamación y edemas: pueden aparecer procesos inflamatorios y acúmulos de líquido alrededor de la articulación dañada.

Localizaciones frecuentes

  • Manos: Suele cursar con nódulos o bultos. Son más frecuentes en las mujeres. Los miembros de una misma familia pueden presentar tendencia a sufrirla, si sus antepasados la han sufrido.
  • Rodillas: El sexo, la edad y la obesidad son muy importantes a la hora de padecer de artrosis en la rodilla. En especial la obesidad, que sobrecarga de peso a la articulación, desencadenando los problemas.
  • Cadera: El dolor suele manifestarse en la ingle. Mejora con el descanso. También puede doler la cara interna del muslo, la rodilla, o incluso la zona de las vértebras lumbares cercana a la cadera.
  • Columna vertebral: En la artrosis de la columna suele aparecer dolor en la región cervical (en el cuello) o en las vértebras lumbares debido a la degeneración del cartílago que, en este caso, facilita el movimiento de las vértebras y el roce entre ellas.

Fuente: www.webconsultas.com/artrosis/tratamiento-de-la-artrosis-432